Tapas, Vino, Camino de Santiago y Santo Grial

30 de enero de 2017

Tapas, Vino, Camino de Santiago y Santo Grial

Los interesados ​​en la Historia Medieval reconocerán el nombre de León, el antiguo reino español que hoy representa una provincia en la comunidad de Castilla y León. Su capital homónima ofrece un marco sumamente atractivo para disfrutar de un fin de semana donde las tapas, los vinos, el Camino de Santiago y, supuestamente, el Santo Grial, guían nuestros pasos. Una advertencia: esta no es una ciudad para vegetarianos. Las tapas de León y sus productos del cerdo son prácticamente sinónimos. 5 Claves de León

1. Barrio Húmedo, la tradición del pincho

El centro de la ciudad de León es peatonal y está dividido en dos zonas por la popular calle comercial calle Ancha, que finaliza en el imponente catedral gótica. A un lado de esta calle se encuentra el casco histórico de la ciudad conocido como Barrio Húmedo (húmedo significa “mojado”, adjetivo que no hace referencia a la lluvia, sino a la costumbre local de regar las charlas y paseos vespertinos con vinos de la provincia). León se rige por la costumbre de dar a los clientes una tapa gratis con cada vino o cerveza. De ahí nació la costumbre de hacer “romerías” de un establecimiento a otro en busca de la mejor tapa.

Varias recomendaciones: parada obligada en la plaza de San Martín para probar la morcilla (salchicha negra hecha con cerdo, cebolla y pimentón o pimentón español) en La Bichala tapa de embutidos (cecina o cecina, queso y chorizo) en El Tizón y las cremosas croquetas (a elegir entre queso azul, cecinahongos silvestres o sabores de jamón serrano) en El Rebote. Asegúrate de quedarte en la plaza el tiempo suficiente para probar la abundante sopa de ajo (no olvides que León es una de las ciudades más frías de España) en El Rincón del Gauchouno de los bares predilectos de los miles de peregrinos que hacen cada año el Camino de Santiago, ya que León es una de las principales escalas del camino antes de llegar a Galicia.

2. Barrio Romántico, custodio de la Catedral

Al otro lado de la calle Ancha se encuentra el Barrio Romántico, un laberinto de calles estrechas que parecen proteger el principal monumento de la ciudad, su catedral. Esta es la zona favorita de los locales para salir de vino y tapas, y aquí se pueden encontrar lugares interesantes como El Joujacon su decoración vintage y delicias (manjares) de León (plato para compartir con morcillachorizo, lacónensalada y patatas fritas en aceite de oliva); el Cid y sus tapas, entre las que destacan la brocheta de calamares y panceta o el caldo de garbanzos; El Trebede y su célebre tapa de picadillo (carne molida de cerdo frita sazonada con sal y pimentón), servida con papas fritas; Camarote Madrid y su tapa de paella; y Mona Lisaun bar de vinos donde los clientes pueden deleitarse con una baguette de calamares o chorizo ​​​​frito con cada copa de vino.

3. Tapas con aire vintage

Los bares de tapas más jóvenes de la ciudad destilan un ambiente vintage. Estos establecimientos tienen una clara inclinación por el color, los azulejos hidráulicos y los toques decorativos que evocan escenas pastoriles y hacen un guiño a los años 50 y 60. Las tapas en sí, sin embargo, siguen siendo fieles a la pasión local por los productos del cerdo. nuestro favorito es Rua 11, un pequeño bar cuyo propietario, Rubén, sorprende a los clientes con tapas y pinchos que combinan productos artesanales con presentaciones cuidadas estéticamente. La Plaza Mayor cuenta con otros dos buenos ejemplos: mamá teredonde una copa de vino del Bierzo sabe aún mejor acompañada de una croqueta de boletus o una torrezno (manteca de cerdo) conservada en aceite de oliva. La Trastienda del 13 con su tosta de cecina de León y aceite de oliva virgen extra, o morcilla y confituras de manzana, es otro lugar fantástico, donde uno puede empaparse del ambiente hipster de esta ciudad castellana de apenas 130.000 habitantes.

4. Pasión por el vino y la comida de León

Los visitantes de esta ciudad se dejan seducir fácilmente por la pasión de los lugareños por los vinos y comidas de la provincia de León. De hecho, casi nunca escuchas a alguien pedir un vino de otro lugar. Reinan los vinos de la tierra de la DO Bierzo y la DO Tierra de León: afrutados, jóvenes y crianza Vinos (de crianza) elaborados con uva Mencía o Prieto Picudo, rosados ​​crujientes elaborados con Prieto Picudo, o blancos aromáticos elaborados con uva Godello o Doña Blanca. Los bares exhiben con orgullo su selección de vinos locales -que rara vez cuestan más de 2,50 euros la copa- de bodegas como pardevalles, Pittacum, Casar de Burbia, Altos de Losada… todos ellos, por cierto, adornados con atractivas etiquetas.

Paseando por las zonas históricas y comerciales del centro de la ciudad, uno se encuentra con numerosas tiendas especializadas en comidas locales tradicionales, donde es tentador comprar sabrosos recuerdos como cecinachorizo, morcillaqueso azul de Valdeón, mermeladas y conservas de frutas artesanas y dulces como las mantecadas de Astorga… Algunas recomendaciones: Cosas de León en la calle 11, La Despensa de Fran en la calle Ancha, Artesa en Ordoño II, la quesería con encanto Toros sobre Azabachería, y la mercado de abastos (mercado) en la Plaza Conde Luna.

5. El Santo Grial y las vidrieras de la catedral

Uno de nuestros objetivos en www.foodswinesfromspain.com es destacar los destinos gastronómicos de España, pero no podemos evitar añadir aspectos culturales a nuestros viajes. Uno de ellos es el basílica de san isidoro de leon, que cuenta con la llamada Capilla Sixtina del Arte Románico: un Panteón Real que custodia una interesante colección de frescos (siglos XI-XIII). Sus representaciones de escenas bíblicas y el calendario agrícola son asombrosas.

Este edificio también alberga una biblioteca medieval y un museo que contiene el cáliz de Doña Urraca, objeto de investigaciones recientes que lo relacionan directamente con la leyenda del Santo Grial. Según estudios realizados en la Universidad de León y el Departamento de Historia Árabe de la Universidad Complutense de Madrid, este cáliz, que consta de dos piezas en forma de cuenco, procede de un templo de Jerusalén y data de los siglos II y III d.C. .

El cáliz pasó a formar parte de la Dinastía Fatimí de Egipto y, de allí, se abrió paso hasta la Península Ibérica durante el siglo XI, gracias a la taifa de Denia (a partir de 1030 se disgregó el Califato de Córdoba, dando paso a pequeños reinos llamados taifas a lo largo de la costa mediterránea española). Su visir se lo obsequió al rey Fernando I de Castilla (1017-1065) para conmemorar un acuerdo de paz. Este apasionante viaje desde Oriente Medio hasta León queda reflejado en el libro Los Reyes del Grial (Los Reyes del Grial), escrito por la investigadora Margarita Torres de León.

Si hay un monumento estrella en la ciudad de León es la catedral gótica, construida en apenas cincuenta años del siglo XIII con una uniformidad estilística que desafía la comparación. Su interior es llamativo, gracias a las vidrieras que, junto con las de la catedral de Chartres en Francia, constituyen algunos de los mejores ejemplos que existen de la maestría medieval de las vidrieras.

Su influencia aún se impone hoy: el estudio de arquitectura español Mansilla y Tuñónque está detrás del Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (MUSAC –museo de arte contemporáneo) –ubicado también en esta ciudad–, rindió un homenaje del siglo XXI a estas vidrieras a través de sus coloridos diseños para las grandes vidrieras del museo, icono de la vanguardia arquitectónica española reciente.

Entonces, ¿quién está de humor para León?

Los interesados ​​en la Historia Medieval reconocerán el nombre de León, el antiguo reino español que hoy representa una provincia en la comunidad de Castilla y León
Rodrigo García/©ICEX
Traducción: Adrienne Smith/©ICEX

Deja un comentario